Abren un campamento para adictos a Internet

Martes, 21 de Octubre de 2014
campamento-internet

Se trata de un retiro de ocho días en el los participantes hacen ayuno de conectividad.

Un grupo de diez adolescentes participó en el primer programa de recuperación de adictos a Internet en Japón. Fueron ocho días de soledad en el bosque donde los jóvenes tuvieron que pasar el tiempo sin celular ni computadora.

Conocido como el ayuno de Internet, el campamento sirve para tratar la adicción que, al parecer, afecta a cada vez más japoneses. Coordinado por un psiquiatra, el campamento se realiza en el Monte Fuji, donde los participantes hacen caminatas y actividades al aire libre acompañados de tres psicólogos con los que hacen terapia grupal.

Según el psiquiatra creador del programa, Susumu Higuchi, director del Centro Médico Nacional Kurihama para Adicciones de Japón, “el método es una mezcla consiste en la experiencia con el mundo real, el trabajo en grupo y el contacto con la naturaleza”.

El campamento sin internet se puso en marcha por iniciativa del Ministerio de Educación, Cultura, Deporte, Ciencia y Tecnología de Japón, a raíz de unas alarmantes estadísticas sobre la adicción a internet entre los jóvenes publicadas el año pasado.

Una consulta llevada a cabo entre más de 100.000 estudiantes de primaria y secundaria en 2012 -la más amplia en Japón hasta la fecha- reveló que el 6,5 por ciento de los chicos y el 9,9 por ciento de las chicas mostraba “una adicción severa” a internet.

Actualmente, este tipo de adicción no está reconocida por la Organización Mundial de la Salud ni por la Asociación de Psiquiatras de EEUU (APA), que elaboran los manuales de diagnóstico de referencia a nivel mundial.

fuente: rouge.perfil.com

admin General , , , , , , , ,

La abogacía colaborativa irrumpe en España

Martes, 21 de Octubre de 2014

MADRID, 17 de OCTUBRE de 2014 - LAWYERPRESS

Por Aura Esther Vilalta Nicuesa, Presidenta de Iusmediare, Profesora Agregada de derecho civil de la UOC.


El derecho colaborativo irrumpe con fuerza en un contexto de auge de las modalidades alternativas de resolución. La necesidad de cubrir un espectro de asuntos civiles y mercantiles en los cuales la opción más adecuada no es el auxilio de un tercero experto neutral -que no puede asesorar a las partes ni defender los intereses de las partes- sino más bien la intervención experta de juristas que contribuyan a la consecución de un acuerdo, parece ser la razón de esta penetración en España.

En efecto, hay supuestos específicos que demandan un alto grado de especialización y  conocimientos jurídicos que van mucho más allá del conocimiento general del derecho exigible a un mediador o a un conciliador tradicional, responsables de conducir un diálogo abierto y constructivo pero cuyo cometido les impide asesorar jurídicamente a las partes, a pesar de gozar de un perfil activo y poder formular propuestas de solución, en aras a la debida neutralidad que deben mantener ambos profesionales.

Así, se observa que en muchas negociaciones societarias y empresariales, el interés común de las partes pivota en torno a la conservación de los negocios jurídicos y de la relación empresarial, sin renunciar a la lógica consecución del máximo beneficio en sus correspectivas organizaciones. En estos contextos, el fomento de la comunicación y la figura de un experto neutral no resulta siempre suficiente, porque la dinámica empresarial exige muchas veces conciliar continuamente intereses económicos contrastados y la relación comercial predomina sobre la personal de los sujetos involucrados.

En consecuencia, resulta imprescindible un adecuado asesoramiento legal en ese proceso negociador, que haga uso asimismo de las técnicas de la mediación. Podríamos pensar que también en la mediación pueden y de hecho asisten en muchas ocasiones los letrados de las partes. Sin embargo en ocasiones, lejos de auxiliar e involucrarse en el proceso mediador, los abogados resultan un factor distorsionador y hasta un serio obstáculo al acuerdo. No olvidemos que el abogado tradicional está formado bajo esquemas exclusivamente adversariales y su experiencia gira en torno al proceso, en cuyo contexto su cometido es hacer que su cliente gane a cualquier coste (win-lose).

El abogado que participa en una mediación y, en general en cualquier procedimiento autocompositivo, debe estar dotado de los conocimientos y de las habilidades adecuadas para que, en su actividad de asesoramiento, no se produzcan situaciones de bloqueo. Por otro lado, que duda cabe, la intervención de tres profesionales –el mediador y los letrados- encarece sobremanera estos procesos extrajudiciales. La abogacía colaborativa resulta una alternativa idónea en estos contextos.

En la práctica de la abogacía colaborativa no es extraño sin embargo el trabajo en equipo, donde en ocasiones intervienen profesionales muy diversos que abordan vertientes distintas del problema o expertos en algún área del conocimiento afectado– como por ejemplo del ámbito de la construcción, de la sanidad, expertos fiscales, psicólogos, etc- que trabajan para las partes de manera neutral  y resuelven dudas concretas que surgen a lo largo del proceso.

El compromiso de los profesionales abogados dirigido a volcar todos sus esfuerzos en la consecución de un acuerdo satisfactorio para ambas partes juntamente con la renuncia a la defensa letrada en todo litigio que pudiera plantearse sobre esta cuestión en el futuro garantiza en gran medida el buen fin del proceso. Como también lo es la confidencialidad, crucial en estos procesos.

En efecto, este contexto favorece que las partes y sus abogados compartan toda la información de que disponen sobre la cuestión controvertida y compartan sus mejores recursos con el fin común de que pueda alcanzarse un acuerdo. Esa misma transparencia produce otros beneficios colaterales: genera la confianza necesaria y el respeto entre las partes, de modo que todos los participantes conversan abiertamente acerca de las distintas posibilidades que vislumbran, sin renunciar ninguno de ellos a maximizar sus posiciones e intereses económicos innecesariamente.

Este compromiso de los profesionales forma parte esencial de la transacción. Ambos abogados renuncian anticipadamente a intervenir en un pleito futuro si fracasa la negociación. Deviene una cuestión deontológica clave para ambos.

A mayor abundamiento, en los procesos colaborativos confluyen otros factores beneficiosos:

  • Hay menos riesgo de perder el control del caso debido a los tecnicismos de la ley o del ámbito de especialización.
  • Se percibe un menor riesgo al negociar, porque las partes se hayan bien informadas por sus abogados. Lo que contribuye nuevamente a generar seguridad y confianza y una sensación de encontrarse ambas en igualdad de condiciones. Se elimina la incertidumbre que provoca el desconocimiento de las cuestiones jurídicas por parte de los clientes y la sensación o miedo de poder ser engañado.
  • Todos los agentes, partes, abogados y expertos vuelcan sus esfuerzos en un solo objetivo común: alcanzar un acuerdo.

De todo ello cabe sostener que la abogacía colaborativa supone una modalidad de gran valor añadido, al garantizar el adecuado asesoramiento legal de las partes y la construcción de soluciones jurídicamente sostenibles al menor coste para los clientes.

Estado del arte en materia de derecho colaborativo

Si bien puede decirse que el asesoramiento legal para la consecución de acuerdos forma parte del cometido de todo abogado desde tiempos inmemorables lo cierto es que la renuncia a la jurisdicción por parte de estos profesionales para el buen fin del proceso negociador es un fenómeno de factura reciente que aparece en primer lugar con cierta profusión en los Estados Unidos en la década de los ´90 y se extiende rápidamente en el contexto anglosajón (Canadá, Reino Unido, son algunos ejemplos).

En la actualidad algunas organizaciones americanas ya se han dotado Protocolos para regular las cuestiones procedimentales y deontológicas vinculadas a esta práctica, como por ejemplo Texas, a través del Consejo de Derecho Colaborativo, una organización sin finalidad de lucro constituida en el año 2004 y cuya misión es promover la práctica ética y profesional de los procesos colaborativos para la resolución de disputas civiles y para capacitar a los abogados y otros profesionales en el uso de esta especialidad.

Estos protocolos abordan cuestiones tan variadas como los fundamentos del proceso, la exigencia de preservar ciertas conductas, cuestiones vinculadas con la redacción de los acuerdos, las relaciones entre los abogados, los clientes y los expertos, así como la terminación del proceso. Son obviamente descripciones de buenas prácticas, directrices o guías, pero cuentan con un gran prestigio y son seguidos por los profesionales especializados.

También la Asociación Americana de Abogados (ABA) está trabajando en la actualidad en unas Directrices para la obtención adecuada del consentimiento informado previo de clientes y abogados para el desarrollo de esta práctica colaborativa.

Finalmente, decir que estos países cuentan en la actualidad con programas de capacitación para formar a abogados y otros profesionales en las disputas civiles y mercantiles.

Procedimiento y protocolos.

La abogacía colaborativa consiste en el desarrollo de un proceso estructurado en el que las partes y sus abogados asumen el compromiso de resolver el conflicto sin acudir a los tribunales.

Las partes deben firmar un acuerdo, escrito y detallado que contiene las “reglas del juego” para el proceso y una hoja de ruta específica que guía a las partes y sus letrados.

Dicho acuerdo escrito debe contener, en primer lugar, delimitación clara del objeto de la negociación, identificando los intereses, preocupaciones y objetivos de cada parte así como los objetivos comunes de ambas partes. En  segundo lugar, debe contener los siguientes compromisos y acuerdos de mínimos que se concretan, en extrema síntesis, en los siguientes:

a. No acudir a los tribunales para resolver cualquier controversia derivada del objeto de la negociación.

b. Participar en el proceso con una conducta leal y un comportamiento de respeto mutuo que cree un clima de confianza.

c. Trabajar conjuntamente en la construcción de soluciones basadas en los intereses de ambas partes.

d. Dar a conocer a la contraparte toda aquella información completa que esté en su posesión vinculada con la cuestión que deben transigir.

e. Aceptación de seguir el proceso estructurado y el cronograma propuesto para el proceso de resolución.

f. Una renuncia de los abogados a representar a sus clientes en caso de ligitio.

g. Aceptación de que puedan participar en el proceso otros expertos cuando así resulte necesario, que serán seleccionados de mutuo acuerdo.

h. La firma del acuerdo de colaboración por partes y letrados.

El proceso colaborativo, una vez firmado el acuerdo, se concreta en las siguientes fases:

  1. Reunión de toda la información necesaria en poder de las partes, y en su caso, de terceros, para formular posibles opciones de solución
  2. Confección de tantas soluciones posibles y opciones como sea posible en torno a los intereses identificados por ambas partes.
  3. Selección de lo que las partes creen que es la mejor opción disponible y que ambas partes encuentran aceptable, negociación y acuerdo.

En definitiva, nos hallamos ante una práctica altamente especializada, cuyos profesionales deben saber abordar los conflictos desde una óptica diferente, y en cuyo entorno la ética profesional resulta esencial y clave en estos procesos.

admin General , , , , , , , , ,

Excelentes Videos de TEDxRíodelaPlata 2014

Martes, 21 de Octubre de 2014

image 2 2

¿Querrían volver a emocionarse, reírse, sorprenderse, gritar? Para los que vinieron en persona a TEDxRíodelaPlata 2014 o lo siguieron por Internet y quieren revivir y compartir las charlas o para los que se lo perdieron el día del evento, les contamos que estamos trabajando intensamente en la edición de los videos de las charlas, y ¡ya tenemos varias online!
Eduardo Sáenz de Cabezón “Las matemáticas son para siempre”
Cristina Domenech “No todo es puro verso”

admin General , , , , , , , ,

Encuentro Youstice en Praga

Lunes, 20 de Octubre de 2014

Dos días, una ciudad, 20 invitados de 9 países, 5 tópicos principales, docenas de opiniones, ideas y conclusiones…. Ese es el resumen de la primera Reunión de Discusión de Youstice en Praga. Gracias a todos los que se nos unieron. Más para conocer en nuestro reporte especial.

admin General , ,

¿Por qué el logotipo de Apple es una manzana mordida?

Lunes, 20 de Octubre de 2014

A lo largo de la historia de Apple, su logotipo ha cambiado seis veces. (Foto: Archivo)
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) —

¿Alguna vez te has preguntado por qué los fundadores de Apple Steve Jobs y Steve Wozniak eligieron a una manzana mordida para ser el logotipo de la firma tecnológica que hoy vale más de 600 millones de dólares?

En realidad, todavía es un misterio, ya que la empresa nunca ha revelado oficialmente la razón. Pero hay varias hipótesis, como la de que a Jobs le gustaba mucho esta fruta, cuenta la revista Quo en su edición de septiembre de 2014.

El vicepresidente de Marketing de la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI), Guillermo Pérezbolde, señala que la explicación considerada como la más certera y que la firma nunca ha negado, se refiere a Isaac Newton.

La leyenda dice que cuando el físico se hallaba bajo un árbol cayó en su cabeza una manzana, y de allí desarrolló las leyes de gravitación universal.

De hecho, el primer logo de Apple en 1976, utilizado solo ese año, era una representación gráfica de ese momento.

cnnexpansion

La evolución de la manzanaPosteriormente, y hasta la fecha, Apple únicamente ha empleado la silueta de dicho fruto en diferentes colores y texturas, y la mordida se ha interpretado como una referencia a la adquisición del conocimiento por parte de la humanidad.

Pero hay más mitos urbanos: Uno dice que la mordida es un tributo al matemático y científico de la computación Alan Turing, quien en 1954 murió al morder una manzana envenenada con cianuro; otro asegura que es un juego de palabras entre bite (mordida, en inglés) y byte (término de medida informática).

Manzana multicolor (1977-1998)

En 1977, la manzana se estrenó con una gama de colores que comenzaba con el verde, amarillo, naranja, rojo, morado y acababa con el azul. El diseño del logotipo estuvo a cargo del famoso diseñador Rob Janoff, entonces director de arte en Silicon Valley que fue elegido por Jobs para cambiar la imágen corporativa de la tecnológica.

Según el sitio web de Janoff, éste es logo más icónico de la marca, el que logró posicionarla y que hasta la fecha ha quedado insertado en la mente de todos los consumidores alrededor del mundo.

cnnexpansionManzana translúcida (1998)

Durante este año, Apple transformó la manzana a un color azul translúcido, que acompañaba al lanzamiento de los nuevos ordenadores iMac, cuyo atractivo principal era la carcasa transparente de diferentes colores (azul, verde, rosa, morado y naranja) que protegía a las máquinas.

cnnexpansion

Manzana monocromática (1998-2000)

Esta versión ayudó a reconstruir la compañía, que para esa época estaba al borde la bancarrota. El cambio significaba que el logo dejara de aparecer en tamaño pequeño y poco visible en los productos. Fue así que Steve Jobs decidió hacerlo más grande y más visible.

La tendencia vivie hasta el día de hoy; el logo se observa en la parte delantera de las computadoras de escritorio y en la parte trasera de las laptops, iPads, iPods, iPhones y el resto de los productos.

cnnexpansionVersión Aqua (2001-2007) Es otra versión de la serie monocromática, utilizada principalmente para los softwares.    cnnexpansion
Versión Chrome (2008-) Corresponde al diseño actual, que consta de una combinación de blancos con textura de aluminio. Aparece en toda la gama de productos de Apple.   cnnexpansion
http://neonews.neomit.com

admin General , , , ,

Curso online de Mediación a distancia Costa Rica

Lunes, 20 de Octubre de 2014

Infografía: todo lo que hay que saber sobre el ébola

Lunes, 20 de Octubre de 2014

La epidemia de ébola ya ha dejado 4.555 muertos entre los 9.216 casos diagnosticados en los siete países afectados (Liberia, Sierra Leona, Guinea, Nigeria, Senegal, España y Estados Unidos), según el último balance publicado el viernes por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Estamos perdiendo la batalla”, lamentó hoy el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, durante una conferencia de prensa en París. “Algunos países sólo se preocupan de sus propias fronteras”, agregó, en un llamado a la solidaridad internacional.

No obstante, la OMS anunció además que Senegal ya no podría considerarse como un país afectado por el ébola, tras curarse el único caso de contagio declarado. Y se espera que lo mismo ocurra en Nigeria.

En Estados Unidos, dos de las enfermeras a cargo del liberiano Thomas Eric Duncan, el primer paciente diagnosticado en un hospital estadounidense y fallecido el 8 de octubre, se contagiaron también del virus y permanecen en un centro especializado.

Asimismo, una técnica de laboratorio de un hospital de Texas, que pudo haber estado en contacto con los fluidos de Duncan, será evacuada de un crucero de Belice “por exceso de precaución”, aunque no presenta síntomas de la enfermedad, según anunció el viernes el Departamento de Estado.

En España, donde se registró el primer contagio de ébola fuera de África, la salud de la única persona contagiada ha mejorado once días después de su hospitalización el 6 de octubre. El resto de casos observados han dado negativo por el momento.

Aunque en América Latina no se produjo ningún caso, ya se toman medidas para prevenir eventuales contagios.

En el ámbito médico, la compañía británica GSK anunció que su vacuna experimental contra la enfermedad no podrá comercializarse antes de 2016.

http://neonews.neomit.com/

admin General , , , , ,

EVENTO: Situación en Palestina e Israel -¿Exportar la paz es posible?

Lunes, 20 de Octubre de 2014

Blog de Neonews

Viernes, 17 de Octubre de 2014

La aplicación para mantenerte informado de forma sencilla se sigue actualizando.

Blog online de Neonews

admin General , , ,

La tecnología te ayuda a no perder el tiempo en Internet

Viernes, 17 de Octubre de 2014

Por Tom Heyden

Publicado en la sección tecnológica de LaNación.com.ar -

Diversos especialistas debaten sobre los recursos disponibles para combatir la procrastinación, una distracción muchas veces creada por el bombardeo constante de datos proveniente de computadoras y dispositivos electrónicos móviles

17.10.2014 |

A veces suele ser muy inocente… puede empezar con algo relevante: una ojeada a Wikipedia, por ejemplo. Pero para cuando te quieres dar cuenta ya has sido absorbido. Enlace tras enlace, página tras página.

Y cuando consigues salir, ya perdiste una valiosa hora leyendo sobre la complejidad de la política prusiana del siglo XVI.

Si esto te suena familiar, pensá que no estás solo.

El autor británico David Nicholls reveló que pasó dos años escribiendo su nuevo libro utilizando una aplicación contra la pérdida de tiempo.

“Realmente estamos entrando en la edad de oro de la pérdida de tiempo”, dice Piers Steel , investigador y autor del informe La ecuación de la pérdida de tiempo.

“Una de cada cuatro personas se describiría a sí misma como una perdedora de tiempo crónica, mientras que más de la mitad de la población diría que malgasta las horas con frecuencia”, explica.

DESPERDICIO CRÓNICO

Steel afirma que “en los últimos 40 años el desperdicio crónico de tiempo ha crecido entre un 300 y un 400%”. Y existen estudios al respecto. Según uno publicado recientemente en Reino Unido, el 36% de los encuestados pierde una hora de productividad al día revisando correos y redes sociales. Y de acuerdo a otro, los usuarios de teléfonos inteligentes revisan este aparato una media de 221 veces al día.

Mirá estos trucos y herramientas para mantener la concentración en un mundo hiperconectado

Toda una industria ofrece modos para frenar estos impulsos irracionales, desde libros de autoayuda a cursos en línea impartidos por expertos en eficiencia empresarial. Pero el último grito son las aplicaciones contra la pérdida de tiempo.

Nicholls, cuando trabajó en la obra “One day” utilizó una app especialmente brutal: Write or Die (Escribe o Muere, en español). Si la pausa entre palabra y palabra es demasiado prolongada una luz roja aparece en la pantalla y borra lo escrito.

“Es como escribir con una pistola en la cabeza”, compara el autor británico. Como era de esperar, no produjo una de sus mejores novelas y decidió tirar a la basura dos años y 23.000 palabras.

APLICACIONES ANTIDILACIÓN

Pero hay un montón de aplicaciones menos intimidantes que la que empleó Nicholls. Procrastor, Procrastination Hack, Finish e incluso Yelling Mom, por ejemplo. Este último, “madre gritadora” en español, trata de captar la atención del usuario por medio de varias alertas, aunque ninguna suena como el regaño de una mamá.

Luego están las apps que restringen el uso de Internet, como FreedomSelfControl. La primera, que ha sido descargada 1,1 millones de veces, te imposibilita del todo acceder a la red. “La libertad refuerza la libertad”, proclama, haciendo un juego de palabras con el significado de su nombre y aprovechando la paradójica idea de que demasiada libertad puede terminar siendo una trampa.

Otras aplicaciones te permiten bloquear páginas web concretas, sobre todo redes sociales, las principales fuentes de distracción.

ESCRITORES Y ESTUDIANTES

Escritores y trabajadores autónomos, aquellos que normalmente trabajan solos, son el objetivo de las empresas que crearon estas aplicaciones. Y también los estudiantes. Según un estudio de 2012, para el 80% de los estudiantes de Estados Unidos el desperdicio de tiempo es un problema.

Pero cualquiera con una computadora o un teléfono inteligente es igualmente susceptible de sucumbir.

Y eso es un montón de gente.

“¿Cuántas veces al día se revisa innecesariamente el correo?”, pregunta la experta en gestión de tiempo Rosie Gray, de Mosaic Learning. O Facebook. O Twitter. O los memes de gatitos.

DE TODA LA VIDA

Lo de la pérdida de tiempo no es nada nuevo. El escritor francés Victor Hugo se solía quitar toda la ropa y hacía que su ayudante de cámara se la escondiera, de modo que no pudiera salir a la calle.

Con el mismo objetivo, Demóstenes, el orador de la Antigua Grecia, se afeitaba sólo un lado de la cabeza para obligarse a sí mismo a permanecer en casa practicando discursos. Si salía sería ridiculizado.

“Existen jeroglíficos egipcios sobre el tema”, señala Steel.

“Es tan antiguo como la existencia humana”, opina Bill Knaus, autor del Procrastination Manual (Manual de la Pérdida de Tiempo, en inglés).

Por lo tanto, probablemente algunas de las pinturas rupestres fueron hechas mientras desollar un mamut era la tarea prioritaria del día.

ARRAIGADO PERO NO CONSTANTE

También hay animales a los que se les ha visto malgastar el tiempo, como ratas y monos, explica Steel. “Forma parte de nuestra arquitectura central. Y la evolución no va a deshacerse de ello en breve”, agregó el especialista.

Pero que la tendencia a desperdiciar las horas esté arraigada en nosotros, no significa que sea constante. “Puede empeorar con el entorno adecuado para ello”, asegura Steel. Y añade: “Hemos estado construyendo ese entorno meticulosamente en los últimos 50 años, incluso 100 diría. Pero realmente lo estamos consiguiendo en los últimos 20″.

TENTACIÓN

“Incrementamos nuestra proximidad a la tentación”. Candy Crush está a sólo un botón de distancia, dice. “Estamos constantemente bombardeados por estímulos”, dice Anna Abramowski, quien se está formando en psicología en la City University de Londres.

Eso ocurre con las computadoras, las tabletas, los teléfonos inteligentes, la TV y ahora los relojes inteligentes. “Es un medioambiente diseñado para ser tóxico en términos motivacionales”, dice Steel.

Pero ante esta visión sombría también se ha dado un incremento de la conciencia de los efectos negativos de la pérdida de tiempo: desde las ineficiencias en los negocios hasta los problemas de salud.

Y se ha dado una reacción ante la postergación.

BLOQUEAR FACEBOOK

La preocupación en torno a la dilación comenzó realmente durante la revolución industrial en el siglo XVIII, sugiere Abramowski, cuando la productividad comenzó a atarse a la valoración del individuo.

Para las empresas existe un claro incentivo en limitar la pérdida de tiempo.

Los estudios sobre administración del tiempo han florecido desde los años 60, dice Knaus.

“A las corporaciones les encantaba tener a la gente trabajando en forma más inteligente sin trabajar más duro”, dice.

Aunque la fuerza de trabajo hipereficiente que deseaban los ejecutivos no terminó realmente de materializarse, agrega Knaus, la estructura suele ser un antídoto para la pérdida de tiempo.

Algunas empresas previenen la dilación bloqueando el acceso a sitios como Facebook.

Las compañías están aprendiendo a adaptarse a las distracciones de sus empleados, dice Gray.

No se espera que la gente trabaje por tres o cuatro horas sin parar, agrega, y se aconseja que se trabaje por 45 minutos y luego se descansen 5.

Científicos de la Universidad de Hiroshima aseguraron recientemente que la productividad óptima se alcanza con bloques de 52 minutos de trabajo seguidos de 17 minutos de descanso.

“HABLAMOS MÁS DE ELLO”

Otros creen que distraerse puede ser bueno.

“Los individuos que se distraen activamente exhiben un cierto nivel de autosuficiencia, autonomía y confianza en sí mismos”, dice Abramowski, “porque tienen conciencia del riesgo que implica dejar las cosas para último minuto, e igual deciden hacerlo”.

Los individuos que se distraen activamente exhiben un cierto nivel de autosuficiencia, autonomía y confianza en sí mismos, señala Anna Abramowski, de la City University de Londres

No debería demonizarse Internet. Incluso puede ser una forma de “distracción positiva”, agrega Abramovski, que estimula la creatividad y la innovación.

También hay una correlación entre el incremento de la literatura que habla de la dilación y el hecho de que la gente lo identifica como un problema.

“No diría que lo hacemos más que nunca, pero sí que hablamos más de ello”, dice Gray.

FATIGA, FRUSTRACIÓN, REBELDÍA

En los años 70 Knaus no conseguía que alguien le editase su libro “Superando la pérdida de tiempo”, uno de los primeros de su tipo.

Hoy en día el término “procrastination” arroja más de 1.500 resultados en una búsqueda en Amazon en inglés.

Las apps pueden funcionar como solución de corto plazo, pero no atacan los bloqueos psicológicos subyacentes que hacen que la persona no pueda encarar una tarea, dice Abramowski

Internet no es la única fuente de distracción, y se sugiere que hay muchas causas para la pérdida de tiempo: perfeccionismo, miedo al fracaso, fatiga, frustración, rebeldía o la complejidad de la tarea que se debe realizar.

Así que las apps antidistracción tienen un límite respecto a lo que pueden lograr.

Difícilmente puedan ayudar mucho cuando las distracciones no son digitales.

“Las apps pueden funcionar como solución de corto plazo”, dice Abramowski, “pero no atacan los bloqueos psicológicos subyacentes que hacen que la persona no pueda encarar una tarea”.

La ironía es que son mucho más útiles para personas que se distraen moderadamente que para los casos extremos, dice Knaus, porque éstos últimos postergarán incluso comenzar a usar la app.

LA VOLUNTAD, COMO UN MÚSCULO

Otros sugieren que las apps distraen de la posibilidad de desarrollar autodisciplina.

“Algunos dirían que la voluntad es como un músculo”, reconoce Steel, “que cuanto más lo usas más fuerte se vuelve”.

Y no queremos un futuro en que unos robots tomen las decisiones por nosotros, agrega.

Pero mientras la pérdida de tiempo no se supere en sí misma, entonces las app tendrán una función que cumplir, dice.

“Desde las finanzas hasta el bienestar y la salud personal, cuanto menos perdemos el tiempo más mejoramos. Si pudiéramos regalarnos un poquito más de tiempo nuestras vidas se beneficiarían enormemente”, opina Steel.

admin General , , , , , ,